Ejercicios de Brandt-Daroff, tratamiento del vértigo postural

Video

 

El vértigo posicional, o vértigo postural paroxístico benigno es el tipo de vértigo más común. Se caracteriza por una sensación repentina de rotación, como si todo «te diese vueltas». Esta afección esta causada por problemas en el oído interno y puede aparecer después de un traumatismo, a causa de una infección del oído interno o incluso por precedentes familiares. Los síntomas de este tipo de vértigo incluyen mareos, aturdimiento, desequilibrio, náuseas y en casos más graves, vómitos.

¿Qué causa este tipo de vértigo?

Las causas más comunes entre los menores de 50 años, son los ya citados traumatimos craneales e infecciones víricas, como la  Neuritis Vestibular o la laberintitis. En el caso de traumatismos, se debe a que una pequeña otoconia (partículas de carbonato de calcio) alcanza los canales semicirculares del oído interno, enviando éste señales confusas sobre nuestra posición y equilibrio al cerebro.
Para personas mayores de 50 años las causas más probables suelen ser la degeneración del sistema utricular de oído interno. Además, si no se trata correctamente, éste tipo de vértigo tiende a ser más frecuente con el paso del tiempo.

Tratamiento

Los ejercicios Brandt-Daroff, expuestos en el vídeo, forman parte del tratamiento para este tipo de vértigo. Aprender a realizarlos correctamente es muy importante. Sin embargo, si alguna vez has tenido o tienes esta afección, consulta con un médico especialista en vértigo en una clínica otorrinolargingológica. Así descartarás problemas graves y tendrás un correcto seguimiento de la afección. En CIO Bilbao somos especialistas en vértigo, y como tal no podemos dejar pasar la ocasión para recordad que en cualquier problema médico, la precocidad de un diagnóstico es uno de los factores más importantes para la recuperación.

Problemas de equilibrio y estabilidad

Problemas de equilibrio y estabilidad

En la entrada de hoy, vamos a hablaros sobre la pérdida de equilibrio y de estabilidad, una afección que afecta a una parte importante de la población y que provoca una gran pérdida de calidad de vida. Generalmente, se generan como secuela de determinadas enfermedades y pueden cronificarse a pesar de que se cure la patología que los originó.

Unidad de Vértigo

Para explicar y poder entender mejor en que se sustenta nuestro organismo para su estabilidad, debemos de entender y conocer los 3 pilares en los que se apoya nuestro equilibrio y estabilidad:

  • La vista.
  • La sensibilidad somestésica.
  • El órgano del equilibrio del oído interno.

Cada uno de estos pilares tiene una función diferente que ayuda a que, de forma global, tengamos sensación de estabilidad y equilibrio.

La vista, es la que nos permite poder colocar en el espacio todos los elementos que nos rodean.

El oído, manda información al cerebro sobre los movimientos que realizamos en las 3 direcciones del espacio.

La sensibilidad somestésica, manda información al cerebro sobre las presiones y los pesos a los que nuestros músculos del cuerpo están sometidos.

Es por esto que, alteraciones en la vista, problemas en el oído interno, contracturas cervicales con la consiguiente alteración de la sensibilidad somestésica o problemas en dos o tres de estos componentes, van a generar alteraciones de nuestra estabilidad y equilibrio que pueden llegar a ser muy incapacitantes. Sin embargo, es importante distinguir entre pérdidas de equilibrio y crisis de vértigo.

¿En qué consiste o qué es un ataque de vértigo?

Como ya explicamos en entradas anteriores, podríamos decir que un ataque de vértigo consiste en una crisis intensa, más o menos larga, en la que la persona tiene una sensación de que todo le da vueltas. Este tipo de crisis, al contrario de lo que se cree, no suelen ser por problemas cervicales, sino que se originan generalmente por problemas a nivel del oído interno, vértigo periférico, o a problemas a nivel cerebral, vértigo central.

vértigo en deportistas de élite

Sin embargo, las personas que sufren pérdida de equilibrio y estabilidad, suelen estar todo el día mareadas, de una manera continua y más larvada. Esta sensación genera un cuadro de nerviosismo, ansiedad e inseguridad que acaba afectando mucho a la calidad de vida y condicionando las actividades que se pueden realizar.

Las pérdidas de equilibrio suelen aparecer como secuela después de sufrir alguna patología que afecte a uno, dos o los tres pilares que comentamos, la vista, el oído interno y sensibilidad somestésica, generalmente por contracturas y problemas cervicales.

En CIO Bilbao, contamos con un posturógrafo que nos permite diagnosticar problemas de estabilidad y explorar cada uno de estos 3 componentes por separado para poder aplicar después el tratamiento para la rehabilitación del vértigo más adecuado.

De esta manera, detectar problemas en el componente visual va a llamarnos la atención sobre la necesidad de graduar la visión, y detectar problemas en la sensibilidad somestésica, nos alertará sobre la necesidad de realizar fisioterapia cervical.

Además de esto, es necesario realizar un tratamiento de rehabilitación vestibular consistente en ejercicios que se realizan tanto en casa como en la plataforma de posturografía.

Es muy importante no acostumbrarse a vivir con estos problemas y consultar para poder llegar a un diagnóstico preciso y aplicar un tratamiento específico que nos permitirá mejorar mucho nuestra calidad de vida.

En CIO Bilbao contamos con la formación y la tecnología necesaria para poder realizar un diagnóstico adecuado de sus problemas de equilibrio y poder aplicar un tratamiento de rehabilitación vestibular y de la estabilidad.