Pericondritis ¡Cuidado con los piercings en el cartílago de la oreja!

   ¡Bienvenidos una semana más a nuestro blog! Si ya nos preocupaban que los hábitos de los jóvenes produjeran oído de anciano o un trauma acústico, hoy llega la tercera entrega. Actualmente está muy de moda hacerse piercings en el cartílago de la oreja, pero realmente no se conocen los riesgos a los que te expones cuando te realizas una de estas perforaciones. ¿Estabas pensando en hacerte uno? ¿Conoces a alguien que quiera hacérselo? En primer lugar, lee este post hasta el final y averigua qué es la pericondritis. Después, déjanos en comentarios si todavía sigues pensando en hacerte uno.

¿Qué es la pericondritis?

¿Qué es la pericondritis?

   La pericondritis es una infección en el oído externo. Concretamente, de la piel del cartílago de la oreja. Esta infección es causada, generalmente, por una bacteria llamada “Pseudomonas aeruginosa”.

   Aunque esta infección puede producirse por diferentes causas como quemaduras, picaduras de insectos, terapia de acupuntura, deportes de contacto o traumatismos en un lateral de la cabeza, hoy queremos destacar los piercings como causa de pericondritis. Una causa de plena actualidad por las modas que siguen los jóvenes, convirtiéndose en el factor de riesgo más relevante.

Síntomas y diagnóstico de la pericondritis

   causas de la pericondritisLos primeros síntomas que deben alertarnos son el dolor, enrojecimiento e inflamación de la oreja. También puede aparecer fiebre, pues como os decíamos en el apartado anterior la pericondritis es una infección.

   La pericondritis puede producir pus que termine interrumpiendo el flujo sanguíneo del cartílago y en consecuencia destruyéndolo. Esto se conoce como absceso y cuando ocurre, la oreja se deforma dando lugar a lo conocido como “oreja de coliflor”, algo que podemos ver en muchas personas dedicadas al boxeo o lucha libre.

   Para diagnosticar la pericondritis, es fundamental acudir a un especialista que lleve a cabo una exploración física y en algunos casos podrá ser necesaria la realización de un cultivo.

Tratamiento a seguir

  Por norma general, el tratamiento a seguir se basa en la prescripción de antibióticos por vía oral en los casos más leves o administración de antibióticos por vía intravenosa en los casos más graves. En algunas ocasiones, también puede llegar a ser necesario someter al paciente a una cirugía para drenar la zona en caso de acumulación de pus.

   La parte buena, es que en la mayoría de los casos si se diagnostica y se trata a tiempo, se consigue una recuperación total.

   Sin embargo, como siempre decimos, vale más prevenir y por eso hemos querido escribir esta entrada en el blog. Como decíamos al principio del post, la popularidad de los piercings en el cartílago (no del lóbulo) ha hecho que se disparen los casos de pericondritis y condritis (infección del cartílago en sí) y eso nos preocupa mucho.

   Si aún tienes alguna duda sobre la pericondritis, déjanosla en comentarios. Uno de nuestros otorrinos especialistas te responderá lo antes posible.

  Esperamos que os haya resultado interesante este post. Si es así, no olvides votarnos con las 5 estrellas. ¡Es muy importante para todos!

cirugía pericondritis