Otología y Otoneurología


Vértigo en Vizcaya

La otología y otoneurología es la parte de la otorrinolaringología que se ocupa del estudio de la audición, el equilibrio y todos los órganos que participan, teniendo implicaciones con el nervio facial y la base del cráneo, por continuidad y por tener patologías comunes.

En CIO Bilbao, podemos clasificar las patologías que pueden afectar a estos órganos de forma topográfica, viendo síntomas por la propia estructura dañada o por la alteración en su función.

Oído externo

  • Pabellón auricular: Dismorfias congénitas o adquiridas. Su tratamiento consiste en otoplastia, una cirugía reconstructiva del pabellón auricular.
  • Conducto auditivo externo: Otitis externas. Patología infecciosa mejorable con un tratamiento fundamentalmente médico.
  • Exostosis: formaciones óseas que alteran la forma natural del conducto llegando en ocasiones a obstruirlo. Se mejora con tratamiento quirúrgico y recalibración de conducto auditivo. Son poco frecuentes las tumoraciones malignas propias o metastásicas, cuyo tratamiento es quirúrgico incluyendo la extirpación y una posterior reconstrucción.

Oído medio

  • Otitis media aguda: infección de la cavidad del oído medio. Por lo general, en un contexto catarral se mejora con tratamiento médico. Si se complica puede dar lugar a mastoiditis, en cuyo caso podría necesitar desbridamiento quirúrgico.
  • Otitis media serosa: ocupación del oído medio por líquido seroso, generalmente tras un proceso catarral. Exige revisión de rinofaringe en casos de unilateralidad o si falta antecedente catarral. Su tratamiento es por escalones, empezando por fármacos, y si no fuesen efectivos pasado un tiempo (hablamos por lo general de meses), podría precisar miringotomía, que es la apertura del tímpano o la colocación de un drenaje en el mismo.
  • Otitis media crónica: Entendida como un proceso supurativo en el oído con una duración mayor a 2 -3 meses. Su origen puede ser por una infección mantenida en las cavidades del oído medio o por la presencia de colesteatoma. Su tratamiento suele ser quirúrgico, precisando de una timpanoplastia para limpiar cavidades, asegurar buena ventilación del oído medio y conseguir un nivel auditivo aceptable.
  • Secuelas postotorreicas: Tras procesos infecciosos ya resueltos sin cirugía, podemos encontrarnos con alteraciones de la anatomía del oído medio que provocan hipoacusia o problemas de repetición al mojarse el oído. En este caso, podemos encontrarnos perforaciones timpánicas, rotura de la cadena de huesecillos, atelectasia del tímpano, situaciones que precisan tratamiento quirúrgico (timpanoplastia) de diferentes tipos dependiendo de la estructura a corregir.
  • Otosclerosis: enfermedad congénita que se manifiesta en una edad adulta en la que hay déficit auditivo por anquilosamiento del estribo debido a material neoformado similar al hueso. Para su corrección precisa de cirugía conocida como estapedectomía.

Oído interno

Es el receptor neurosensorial encargado de la transformación de energía mecánica en transmisión nerviosa y conlleva información tanto auditiva como del equilibrio.

  • Hipoacusia neurosensorial: Es una hipoacusia producida por la alteración de la función de las células implicadas en la transformación de energía mecánica en transmisión nerviosa. Puede estar originada en células ciliadas externas, internas o en la primera neurona coclear (ganglio de scarpa). A la hora de evaluarla, es interesante no solo conocer el grado de pérdida (audiometría) sino la calidad de esta, es decir, valorar la capacidad para la discriminación del oído (logo audiometría).
  • Vértigo: Es una ilusión de movimiento y su origen puede estar en cualquier punto de la vía neural, desde el oído interno, pasando por el nervio vestibular (superior e inferior) o la vía nerviosa cerebral, tronco encéfalo, cerebelo, mesencéfalo y corteza cerebral. Las causas más frecuentes del vértigo, son patologías que afectan al oído interno entre las que tendríamos:
    • Patologías inflamatorias infecciosas: laberintitis, neuritis.
    • Alteración en la homeostasis de la endo y perilinfa: Hydrops y enfermedad de Meniere.
    • Malposición de sustancias mecánicas: Vértigo Posicional Paroxístico Benigno.
    • Malformaciones del oído interno congénitas o adquiridas: fístula perilinfática, síndrome de dhiscencia de canales semicirculares, o del nervio vestibular, síndrome de compresión vascular del VIII par craneal.
    • Tumorales: neurinoma del acústico.
  • Acúfenos: Se tratan de ruídos en los oídos. Tienen distintas causas, desde un tapon de cerumen hasta un neurinoma del nervio acústico, y es necesario un estudio para poder llegar a un diagnóstico y aplicar un tratamiento.