Laringología


PATOLOGIA LARINGOLOGIA

La laringe está directamente relacionada con las funciones de la voz y es vital para el ser humano en su día día, es la forma que tenemos para comunicarnos, y es de vital importancia para muchos perfiles profesionales que se basan en la comunicación con los clientes.

Para conseguir estas funciones necesitamos de unas cuerdas vocales que vibren de una forma regular cuando así lo necesitemos, que no se cansen rápidamente y que se puedan tensar para alcanzar los tonos más altos.

Ni que decir tiene que un cantante profesional necesita una función de la voz más ajustada que una persona normal. Así mismo, la laringe tiene que tener una sensibilidad adecuada para saber cuando tiene que realizar ciertos movimientos y facilitar el tránsito de los alimentos hacia el esófago, lo que conocemos como deglución.

Cuando enferma nuestra laringe, y nos provoca una mala función vocal, se necesita de un diagnóstico adecuado que pasa por una exploración de las cuerdas vocales, esta puede ser con laringoscopia indirecta, nasofibroscopia o laringoestroboscopia, cada una con sus indicaciones adecuadas nos sirve para evaluar una parte de la función laríngea.

Por identificar y aclarar un poco las patologías de la voz, podemos tener mala voz si tenemos alguna de estas problemáticas:

  • Laringitis aguda: por lo general es un proceso corto que se maneja bien con tratamiento médico.
  • Nódulos vocales: en general relacionados con un manejo crónicamente inadecuado de la voz. Suelen evolucionar de forma favorable con rehabilitación logofoniática.
  • Pólipos vocales: con un origen congénito o traumático o por reflujo. Por lo general necesitan de su extirpación por microcirugía laríngea.
  • Procesos congénitos con degeneración progresiva como sulcus, vergeture y sinequias (congénitas o adquiridas), que necesitaran diversas técnicas quirúrgicas, en ocasiones precisan de microcirugía sólo para diagnosticarlas, rehabilitación foniátrica y sobre todo una clara información de la situación y las expectativas de mejoría de voz, siempre ajustadas a las necesidades vocales de cada paciente.
  • Disfonía funcional: En ocasiones, aún no teniendo lesiones en las cuerdas vocales, la voz no es la adecuada debido a un mal manejo de la función vocal.
  • En otras ocasiones tenemos una alteración de la función vocal por la parálisis de los nervios que mueven las cuerdas vocales, obteniendo una respuesta correcta a la rehabilitación o llegando a la necesidad de la colocación de una prótesis (tiroplastias) o infiltración de grasa intracordal.

La laringe también puede enfermar provocando una disfagia con atragantamiento al comer, con episodios de espasmo de cuerdas vocales (laringospasmo) o con sensación de cuerpo extraño. Cuando esto ocurre, necesitamos de exploraciones que nos muestren la laringe en situaciones lo mas fisiológicas posibles, como podría ser la nasofibroscopia, el tránsito baritado o la cinefibrolaringoscopia.

La suma de estas exploraciones junto con la historia clínica del paciente, nos debe dar la clave para el diagnóstico del proceso subyacente.

Actualmente, una de las grandes patologías que afectan a la laringe y faringe es el cáncer faringolaringeo, lo remarcamos puesto que en la mayoría de los casos es una entidad cuya prevención es tan sencilla como evitar el consumo de tabaco y reducir el consumo de alcohol a 2 dosis diarias en hombres y una dosis en mujeres (una dosis son dos cervezas pequeñas o un vaso de vino).

Cuando la lesión está presente, hoy en día el trabajo fundamental es el diagnóstico precoz del cáncer faringolaringeo, dado que es uno de los canceres con mejor pronóstico en estadios precoces tiene. El tratamiento del cáncer faringolaringeo se debe llevar a cabo preservando la función laríngea. Es muy importante el permitir la exploración y toma de biopsias ante la más mínima sospecha dado que hoy en día tanto la radioterapia como la cirugía mediante laser o técnicas de cirugía parcial, permiten un control de la enfermedad preservando la función del órgano. Incluso la quimioterapia está destacando como un aliado muy efectivo para la curación del cáncer faringolaringeo.