Las 5 enfermedades más comunes en la vuelta al cole

Los niños empiezan al cole o a la guardería y esto duplica las posibilidades de contraer alguna de las enfermedades más comunes. Tanto los colegios como las guarderías, son importantes focos de contagio, ya que allí, nuestros hijos conviven con otros niños a diario y el contagio se vuelve inevitable.

enfermedades-mas-comunes-colegios-guarderias

¿Cuáles son las 5 enfermedades más comunes que afectan a nuestros hijos en la vuelta al cole?

Las enfermedades más comunes que afectan a nuestros hijos en la vuelta al cole son los resfriados, la otitis, amigdalitis, laringitis y faringitis, entre otras, todas ellas tienen un tratamiento concreto, la dificultad está en identificar el foco y anularlo, por eso es importante entender lo que cada una de estas enfermedades más comunes que afectan a nuestros hijos en otoño puede acarrear a la salud de nuestros niños, y tomar la decisión correcta asesorados siempre por un médico especialista.

Otras noticias relacionadas que te pueden interesar

Otitis infantil, se trata de nuestros niños

La pérdida de audición en los niños condiciona su desarrollo

Estas son las enfermedades más comunes en otoño:

  • Los resfriados: sus síntomas más característicos son la fiebre, la tos, mocos, vómitos…Sus causas son diversas variedades de virus y se suele contagiar a través del aire y cuando tocamos una superficie contaminada.
  • La otitis: como ya os hemos explicado en entradas anteriores, la otitis infantil se produce por la entrada de bacterias procedentes de la nariz o de la garganta en el oído medio. Sus síntomas son el dolor de oídos, fiebre y malestar general, y en el caso de los bebés, puede provocar náuseas, vómitos, diarreas, inapetencia y alteración del sueño.
  • Amigdalitis: existen amigdalitis víricas y bacterianas. Se contagia a través del aire y sus principales síntomas son un fuerte dolor de garganta y rojez en las amígdalas que pueden aparecer cubiertas de placas blanquecinas. También produce mal aliento y si la infección llega hasta la laringe, puede producir afonía. Ya os hemos hablado de ella aquí.
  • Laringitis: es la inflamación de la parte baja de la garganta que afecta a las cuerdas vocales. El primer síntoma es la afonía o ronquera acompañada de dolor de garganta y a veces de tos muy escandalosa. Además puede producir ahogo. Lo podemos notar cuando el niño al respirar produce un ruido muy ronco.
  • Faringitis: consiste en la inflamación de la faringe, situada en la garganta. Normalmente se trata de una enfermedad de origen vírico aunque existen algunos casos de origen bacteriano. Sus síntomas son el dolor de garganta, secreción nasal espesa o con sangre y fiebre. También puede presentar tos, malestar general, sequedad en la garganta, falta de apetito y dolor de estómago.

¿Cómo podemos prevenirlas?

A menudo, evitar que nuestro hijo se contagie de alguna de estas enfermedades más comunes resulta imposible. Sin embargo, existen ciertas medidas que nos ayudarán a intentar prevenir el contagio y su extensión, estas son algunas de ellas:

menus-colegios-guarderias-hijos

  • Una correcta alimentación: una alimentación sana, variada y nutritiva ayuda a fortalecer las defensas naturales del cuerpo para enfrentar las agresiones externas. La alimentación de nuestros hijos debe basarse en las verduras, las frutas, los lácteos, los cereales, las legumbres, las carnes blancas y el pescado. Su dieta debe ser rica en minerales y vitaminas, sobre todo del grupo C, B1, B6 y D, ya que están en pleno crecimiento.
  • Estar al día con el calendario vacunal: en el calendario de vacunación aparecen todas las vacunas que debemos poner a nuestros hijos en la infancia y las fechas en las que debemos hacerlo. Vacunarse salva vidas y previene enfermedades.
  • Dormir bien: los niños necesitan dormir más horas que un adulto. No solo para descansar sino para mejorar su sistema inmunitario y mejorar su capacidad de aprendizaje y de atención.
  • Higiene: lavarse las manos varias veces al día, taparse la boca al toser o la nariz al estornudar y enseñarles a no meter nada en la boca, son medidas fundamentales a la hora de prevenir enfermedades. Además, debemos contribuir a evitar el contagio no llevando a nuestros hijos al colegio si están enfermos.

ENFERMEDADES-MAS-COMUNES-NIÑOS-VUELTA-AL-COLE

ANGINAS: TODO LO QUE NECESITAS SABER

Las anginas son un problema muy común tanto en niños como en adultos. ¿Quién no conoce a alguien que haya tenido algún problema de anginas? Aquí descubrirás las causas y síntomas de las anginas, así como las claves para curarlas. En el vídeo que encontraréis más abajo, podréis conocer las explicaciones bien detalladas de la mano del Doctor D. Nicolás Meana Cadrecha, premio al mejor otorrino de España 2015.

Causas que provocan anginas

dolor-anginas

¿Alguna vez has tenido que repetir este gesto? Seguro que sí. En las próximas líneas te explicaremos de forma clara cuáles son las causas y los síntomas para que puedas reconocer si tienes una infección de garganta.

Las anginas se producen por la inflamación de las amígdalas como consecuencia de un virus o bacteria. La más común es el estreptococo. Entonces, se produce una hinchazón de estas glándulas, que se enrojecen a causa de la infección y producen lo que comunmente denominamos “placas en la garganta“, que son unas bolsas de pus, que podemos reconocer por su color blanquecino.

¿Qué son las amígdalas?

Son dos masas de tejido que forman parte del sistema linfático de nuestro cuerpo y se encuentran en la parte posterior de la garganta, cuya función es filtrar los gérmenes que causan infecciones. Esta función es importante en los primeros años de nuestra vida, que nuestro cuerpo aún no tiene defensas suficientes, pero va adquiriendo cada vez menos importancia según nos hacemos mayores.

Síntomas de las anginas

  • Dolor de garganta
  • Molestia o dificultad al tragar
  • Fiebre
  • Dolor de oídos
  • Rojez en la garganta
  • Puntos de color blanquecino en la garganta

Tratamiento de las anginas

Cuando nuestro médico nos ha diagnosticado un problema de anginas, el tratamiento es tomar antibiótico para acabar con la bacteria. ¿Y ya está? ¿Es así de simple? Pues en muchos casos sí. Puede que no vuelvas a tener nunca más anginas o que se repitan pero a lo largo del tiempo.estreptococo-anginas

Sin embargo, hay personas que cada dos o tres meses sufren esta dolencia. ¿Los motivos? Esto sucede porque el antibiótico no logra acabar del todo con la bacteria y ésta permanece en la amígdala hasta que volvemos a tener un momento débil y aparece de nuevo para infectar.  Estas personas con infecciones de repetición pueden seguir dos alternativas:

  • Un tratamiento con vacunas bacterianas o con autovacunas bacterianas: tratamiento de unos tres meses de duración que consiste en administrar extractos de bacteria todos los días, generalmente por aplicación sublingual, que ayudan a que el cuerpo produzca defensas contra esta bacteria, de tal manera que no nos sobreinfecte.
  • Cirugía

¿Cuándo se precisa cirugía para eliminar las amígdalas?

cirugía-amigdalitisCuando los tratamientos anteriores no son eficaces, la única manera que tenemos de acabar con las infecciones de amígdalas, es que no haya amígdalas. Entonces se recurre a la cirugía, que en este caso denominamos amigdalectomía.

Normalmente se empieza a valorar la posibilidad de realizar una operación, en personas que presentan un cuadro de un mínimo de cinco infecciones de amígdalas al año.

¿Qué tenemos que saber antes de una operación de anginas?

Lo principal, que se trata de una operación que necesita anestesia general, lo cual implica un riesgo. Otra cosa a tener en cuenta es que el posoperatorio de la operación de anginas es doloroso. Durante una semana o diez días se tienen bastantes molestias, ya que toda la zona la tenemos inflamada y cada vez que pasamos comida, roza y nos duele. En los niños es algo menos doloroso, ya que la amígdala está menos anclada, con lo cual queda menos lecho cruento que duela.

comida-anginasAlimentos tras una operación de anginas

Después de una amigdalectomía se suele recomendar comer cosas blanditas, comida fría, algo suave. Es muy comentado de este tipo de operación, sobre todo para animar a los niños, las recomendaciones de los médicos a comer helados, ya que, al estar frío, anestesia algo la zona y calma el dolor.

Dudas más comunes sobre las anginas

¿Cuándo son más comunes? Las anginas son más comunes en niños que en adultos


¿Son contagiosas? Sí, las anginas se contagian a través del aire, al toser o estornudar, o por contacto directo.


¿En qué época de año son más propensas a salirCualquier época del año estamos expuestos a tener anginas, ya que en invierno nos exponemos a bajas temperaturas, pero en verano nos enfrentamos a los cambios bruscos entre el aire acondicionado y el calor de la calle.


¿Es necesario operar a todo el mundo que tenga problemas de anginas? No es necesario operar a todo el mundo. Cada caso es diferente y el médico valorará si existen motivos suficientes para proceder con este tipo de operación.


¿Puedo tener problemas futuros al no tener amígdalas? No. Aunque hay muchas habladurías con respecto a que sin amígdalas puedes tener más faringitis, vas a tener menos defensas…son solo eso, habladurías. Las amígdalas no cumplen ninguna función en nuestro cuerpo.

duda-comentario

Otitis infantil, se trata de nuestros niños

Tener un hijo, supone ampliar enormemente el abanico de sentimientos y emociones antes nunca descubiertas por los padres. Una de ellas es la sensación de sentirte su protector ya que su dependencia hacia ti es del 100% sobre todo en los primeros años de su vida. Lo mismo sucede cuando hablamos de su salud; nosotros somos quienes debemos velar y proteger por ella para que crezcan sanos, para otitis-infantil-bilbaoeducarlos en un sistema de vida saludable, para que continúen esta labor cuando la vida les haga caminar solos y para que transmitan a sus hijos la importancia de cuidar su cuerpo. Desde bien pequeños podemos encontrarnos con barreras a su salud con problemas como la otitis del lactante o más adelante con una otitis infantil.

OTITIS INFANTIL

A un niño pequeño, lo llevamos al dentista para revisar su boca, al dermatólogo si le vemos alteraciones en la piel, no dudamos en que le vea un traumatólogo para asegurarnos de su correcta colocación de la columna o su manera de caminar pero, ¿qué sucede con lo que en apariencia no se ve? Un bebé o un niño pequeño que apenas habla, no puede decirnos que le duele el oído, pero el hecho es, que una otitis infantil es muy común en niños tan pequeños y inflamacion-oidoalgo bastante doloroso para ellos y en consecuencia preocupante para nosotros. Además, un niño con inflamación del oído puede sufrir repetición de la otitis, fiebre y otros síntomas del oído que nosotros como inexpertos en la materia desconocemos.

Nuestro interior está formado por una compleja maquinaria que hay que cuidar para evitar lesiones y enfermedades en el futuro. Una revisión con el especialista, no solo es necesaria para la salud del niño, sino también para proporcionarnos información sobre cómo prevenir, detectar y en último lugar, actuar en caso de tener cualquier tipo de otitis. No es necesario esperar a que haya un problema o a cumplir una determinada edad para acudir a un otorrino infantil y siempre es mucho más beneficioso el prevenir que el curar.

Como dijo Schopenhauer: “La salud no lo es todo; pero sin ella, todo lo demás es nada”

EL OÍDO, UN MECANISMO “BIEN AFINADO”

CIO Bilbao está especializada en patologías infantiles y cuenta con un equipo de médicos expertos en problemas de oídos que ayudarán en tu ardua tarea de velar por la salud de los más pequeños de la casa. Nuestro trato cercano y personalizado hará que tú y los tuyos os sintáis de lo más mimados a la vez que te proporcionará la seguridad de estar en las manos de los mejores profesionales del sector.

como-funciona-oido

La próxima vez que tu hijo te saque una sonrisa al intentar pronunciar “otorrinolaringólogo” no le expliques que es el médico de los oídos, explícale que es el amigo al que visita cada año para que los sonidos de su alrededor suenen como un instrumento perfectamente afinado.